Reconocimiento al amor por la labor social

“El amor no puede permanecer en sí mismo. No tiene sentido. El amor tiene que ponerse en acción. Esa actividad nos llevará al servicio.” Madre Teresa de Caculta.

Y muy seguramente el amor es lo que mueve a muchas mujeres en Caldas y en el país cuando deciden trabajar por su comunidad, aportar para mejorar la calidad de vida y ser participes del cambio. Estas mujeres son capaces de dibujar sonrisas, de alejar tristezas, de abrazar desinteresadamente, de incluir en su corazón a todo aquel que busca su apoyo, por ello en el Premio Mujer Confamiliares las reconocen y exaltan su labor.

La versión número 17 de este Premio contó con la participación de mujeres de Riosucio, Anserma, Aguadas y Manizales, quienes han contribuido y favorecido a las poblaciones que lo necesitan, niños, adultos o jóvenes han sentido el amor de estas mujeres que gestionan apoyo, aportan a los valores y contribuyen a mejorar la calidad de vida.

El proceso de elección estuvo en cabeza de diferentes entidades de la región, Cámara de Comercio de Manizales por Caldas, la Organización de ONG´S por Caldas, Club Rotario, el Canal Regional Telecafé y el periódico La Patria, quienes después de analizar todas las hojas de vida seleccionaron a cuatro mujeres para la gran final, tres de ellas obtuvieron mención en honor por sus aportes a la sociedad:

  • Nancy Stella Usma Castro de Manizales, trabaja por la comunidad en situación de discapacidad.
  • María Cristina Pinzón de Riosucio, trabaja por la comunidad en situación de discapacidad en su municipio.
  • Martha Lucía Gañan, Comunidad Lomitas, San Lorenzo, Riosucio, trabaja en su comunidad por conservar las tradiciones autóctonas y culturales.

Y entre todas estas mujeres que le colocan el corazón a lo que hacen, Ligia Matilde Arias Garrido, de Anserma, fue elegida como la Mujer Confamiliares 2014 – 2015, una mujer que comprendió desde 1997 que debía trabajar por mejorar la calidad de vida de las personas enfermas de cáncer y devolverles la esperanza tanto a los enfermos como a sus familias.

Ligia Matilde Arias Garrido, además de haber obtenido un incentivo económico de $5.000.000, se convirtió en la representante por el departamento de Caldas al Premio Cafam a la Mujer en su XXVI versión.

Estas mujeres nunca paran de soñar que todo es posible, lo que llega a sus vidas son oportunidades para continuar con su labor incansable, se levantan cada día convencidas de que el mundo puede ser mejor, por eso siempre están dispuestas a ayudar.