El sueño, fundamental para estar bien

Inicio - Corporativo - El sueño, fundamental para estar bien

El sueño, fundamental para estar bien

Tiempo de lectura: 2 minutos
Juan Carlos Salazar Jiménez. Psicólogo.
El sueño es un estado de relajación corporal, mediado por un ciclo biológico. El sueño es descanso, cese de actividades, cuya función es buscar un equilibrio a través de la desconexión del mundo exterior. Dormir es un estado de placer, cuando se hace de manera adecuada y con diferentes aspectos que ayudan a ese bien estar del Ser. El término higiene del sueño, se refiere a diversas situaciones, aspectos, espacios en los cuales se puede tener un buen dormir. Pero para poder tener un estado adecuado de descanso en el sueño, debe tenerse en cuenta los siguientes aspectos:
  • A la hora de ir a la cama, házlo estableciendo una hora específica, que sea la misma, que se vuelva rutina.  Y establece también una hora para levantarte. Coloca una hora exacta o cercana para acostarte. El fin de semana, puedes saltarte un poco la hora pero no abuses. El cuerpo necesita tener precisión en su reloj biológico. Además, este reprogramando su ciclo de sueño.
  • Evita tomar sustancias que lo activen o que tengan componentes como cafeína, alcohol, nicotina, entre otros. La alimentación debe ser liviana. Evita comidas “pesadas” y que produzcan gases intestinales. Come temprano y nunca lo haga al momento de acostarte a dormir.  Después de comer, espera un tiempo prudencial para dormir.
  • Que tu habitación tenga los implementos adecuados para dormir: Buen colchón, almohada cómoda, cobijas suaves, sábanas bien tendidas.  La temperatura de este espacio debe ser la adecuada. Pijama holgada. No intentes dormir con televisor,  radio, computadora encendidas, esto hace que tu cerebro siga activo a pesar de estar buscando relajación.  
  • Busca en el día desarrollar una actividad física con una intensidad de 20 o 30 minutos, evita que sea antes de dormir.  Esto produce beneficios cardíacos y regulación del cuerpo para un buen dormir.  
  • Establece unos momentos y unas rutinas precisas para dormir. Usa música suave previamente y ve desconectándote paulatinamente de las acciones que haces. Tómate tu tiempo y pon tu cuerpo en estado de tranquilidad.  
  • Trata de usar la cama para dormir, evita usarla para comer, trabajar en computador, hacer tareas académicas, desarrollar actividades del trabajo.  Recuerde que tu cama es un espacio para relajarte y estar tranquilo.
  • Trata de hacer siesta, si el tiempo te le permite. Esto te ayuda a reequilibrar la energía, cargar baterías corporales y tener un excelente ritmo para desarrollar muchas actividades. Ten en cuenta que éstas deben ser cortas.
  • Ingresa al baño antes de acostarse, la vejiga debe estar vacía o con bajo nivel de líquido.
  • Si te despiertas durante la noche, enciende una luz que sea tenue. Levántate, solo si lo debes hacer, de lo contrario sigue acostado, respira de manera profunda, quédate quieto y piensa qué te despertó.  Cambia de posición y busca acunarte en la cama.
  • Si tomas medicamentos, ten en cuenta los efectos secundarios y los factores que estos tienen en tus hábitos de vida diaria, igual de la incidencia de estos sobre su sueño.
  • Si pasan los días, y no concilias el sueño de manera adecuada, si persiste el cansancio, mal humor, dolor en el cuerpo.  Consulta de inmediato a tu médico para establecer qué pasa con su sueño.
Para terminar, dormir implica tratar de estar bien, durante un espacio de tiempo determinado, que permite al cuerpo restablecer o equilibrar la energía.  Hazlo de manera adecuada, buscando tranquilidad y tratando de estar muy bien.